shutterstock_119142055-4-1.jpg
REFLEXOLOGÍA PODAL

La reflexología podal es una terapia natural y holística que utiliza el masaje y la aplicación de presiones en determinados puntos reflejos del pie, para conseguir unos efectos beneficiosos en otras partes del organismo a nivel general y que permite tratar tanto patologías agudas como crónicas.

Esta milenaria terapia, de forma natural y sencilla, permite restablecer las propias energías curativas, aliviando el estrés y la tensión, mejorando la circulación sanguínea y linfática y favoreciendo la eliminación de toxinas por parte del organismo. 

En los pies se refleja cualquier desequilibrio, alteración o sobrecarga que se haya producido en nuestro organismo, aun cuando la enfermedad como tal no se manifieste todavía. Es en este sentido que la Reflexología Podal se presenta como una valiosa herramienta preventiva.

En reflexoterapia el masaje se hace con la punta de los pulgares en las zonas identificadas como dolorosas durante la exploración inicial. Este tipo de presión permitirá curar, mejorar o prevenir muchas afecciones.

 

Efectos beneficiosos de la Reflexología Podal:

  • Reducción del estrés y relajación profunda. 

  • Mejora de la circulación

  • Limpieza de toxinas e impurezas

  • Ayuda a la homeostasis

  • Revitalización energética 

  • Acción preventiva

  • Mejora de la calidad de vida:  en procesos crónicos y/o terminales.

  • Estimula el sistema inmune.

 

Indicaciones:

Todo tipo de alteraciones psicosomáticas:  

  • Insomnio, ansiedad, depresión, estrés, desequilibrios emocionales, angustia, miedos nocturnos, hipertensión esencial, taquicardias, problemas digestivos de origen nervioso, vértigos, mareos, neuralgias en general, jaquecas, cefaleas, colon espástico o irritable….

 

Trastornos motores o funcionales musculo-esqueléticos: 

  • Problemas vertebrales, articulares, degenerativos, reumáticos, contracturas musculares.

  • Disfunciones metabólicas.

  • Traumatismos, lesiones, contusiones, fracturas, esguinces.

  • Deficiencias circulatorias, varices, piernas pesadas, hemorroides.

  • Desarreglos hormonales (menopausia, problemas menstruales, esterilidad etc.)

  • Alergias en general.

  • Padecimientos nerviosos, tanto motores como sensitivos, enfermedades degenerativas, lesiones.

  • Afecciones inmune defensivas

  • Insuficiencia respiratoria (asma, bronquitis, catarro)

  • Pre o postoperatorios.
     

 

Contraindicaciones:

  • ž   Flebitis, tromboflebitis, trombosis, embolias

  • ž   Gangrena

  • ž   Heridas, úlceras varicosas en pies o piernas.

  • ž   Accidentes cerebro-vasculares

  • ž   Infecciones agudas, graves, fiebre alta

  • ž   Embarazos problemáticos o con amenaza de aborto. 

  • ž   Urgencias que requieran tratamiento hospitalario

  • ž   Infecciones micosis externas del pie (hongos, pie de atleta, papilomas) 

  • ž   Pie diabético 

  • ž   Post operaciones de varices

  • Instagram - White Circle
  • Twitter - White Circle
  • Pinterest - White Circle

© 2017 Dra. María Pérez   I   Tel. 688 67 74 60